Sevilla ya cuenta con un protocolo de búsqueda de desaparecidos con drones

Sevilla ya cuenta con un protocolo de búsqueda de desaparecidos con drones

Asemerpas firma un convenio con SOS Desaparecidos y con Ayuda Sin Fronteras para poner en marcha un plan de emergencia

El uso de drones en España y otros países para las situaciones de emergencia cada vez es más frecuente. Desde catástrofes meteorológicas hasta los casos más aislados, estos aparatos permiten rapidez, efectividad y flexibilidad a la hora de actuar sobre terrenos desconocidos, algo fundamental en muchas ocasiones donde la vida de las personas está en peligro. Es por eso que Sevilla no podía quedarse fuera del tablero y ya cuenta con un protocolo de colaboración entre varias organizaciones para que los drones puedan utilizarse si fuera necesario en casos de emergencia.

Hasta ahora el único escenario legal operativo para drones era el vuelo de día en zonas rurales, lejos de las ciudades. Pero el nuevo Real Decreto (1036/2017) aprobado por el Consejo de Ministros sobre uso de drones que entró en vigor el 30 de diciembre, tras su publicación el 29 de diciembre en el Boletín Oficial del Estado (BOE), amplió los escenarios operativos de estas aeronaves no tripuladas, que desde ahora podrán volar también en las ciudades, siempre y cuando cumplan con los requisitos de seguridad exigidos por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).

 

Así, la nueva norma establece los requisitos para que los operadores de drones puedan desarrollar de forma segura actividades en entornos en los que hasta ahora no era posible hacerlo, como el sobrevuelo en entornos de edificios, reuniones de personas al aire libre y vuelos nocturnos, eso sí, para ello, es necesario realizar un estudio de seguridad de la operación y tener una autorización previa de AESA, entre otros requisitos.

Estos aparatos están preparados para actuar en cualquier situación de emergencia a las que el ser humano no es capaz de llegar o incluso en aquellos casos donde se podrían evitar muertes por situaciones peligrosas. Por poner un ejemplo, en el incendio que afectó al espacio natural de Doñana varios drones sobrevolaron la zona para ayudar a los efectivos que operaban en el parque. La vista de pájaro de estos aparatos ayudó a localizar los diferentes focos y la progresión de las llamas, para sofocarlas con más rapidez. Además, evitaron que los Bomberos se quedasen atrapados durante las labores de extinción. Una muestra de la importancia del uso de las aeronaves no tripuladas en situaciones extremas donde incluso el uso de helicópteros es peligroso.

 

Madrid y Valencia fueron las provincias pioneras en la utilización de estos aparatos, pero ya son muchas las ciudades que se han sumado en los últimos tiempos. La subdelegación de Granada, por ejemplo, ya cuenta con un acuerdo de colaboración con una organización de guardas civiles que utilizan los drones para buscar personas desaparecidas y en situaciones de emergencia. Ahora le ha tocado el turno a Sevilla.

 

Un grupo formado por agentes de la Policía Nacional, Local y Bomberos decidió el pasado año crear en Sevilla la Asociación de Seguridad y Emergencias con RPAS (Asemerpas). Desde entonces esta organización ha firmado varios convenios de colaboración con SOS Desaparecidos y SOS Ayudas Sin Fronteras para crear un protocolo de actuación en los sucesos que puedan ayudar con sus drones.

 

David Guzmán, presidente de Asemerpas, explicó a este periódico que «hoy en día el uso de los drones ofrece en todas sus operaciones un punto de vista único y con un coste reducido con el que se pueden salvar vidas». Detalló, además, que «es fundamental que los pilotos sean titulados para sacar el mayor rendimiento a las aeronaves».

 

En las últimas semanas Asemerpas ha materializado un protocolo de colaboración para utilizar los drones en las labores de búsqueda en casos de desaparecidos en Sevilla, aunque no dejan cerrada la puerta a otras provincias andaluzas.

 

La versatilidad de los drones para recorrer gran parte del territorio en pocos minutos en comparación con otros operativos «los hace fundamentales», manifestó Guzmán, al mismo tiempo que comentó «que pueden volar en la oscuridad y utilizar sus cámaras térmicas para buscar a personas desaparecidas, algo imposible para los grupos de operación, que con la caída del sol finalizan las labores de búsqueda hasta el día siguiente». Otro motivo más que hace a estos aparatos no tripulados fundamentales en situaciones extremas.

 

 

Por su parte, Javier López, director de criminología de SOS Desaparecidos, puso en valor el acuerdo con Asemerpas: «Es una gran noticia poder contar con estos equipos porque son sumamente importante. En caso de accidente o desaparecidos es fundamental utilizar los drones para cubrir más terreno en menos tiempo. Incluso para acceder a terrenos peligrosos donde no llegan los equipos de salvamento». No obstante, López recomendó que siempre se trabaje con el paquete global, es decir, «drones en el aire, y por tierra un equipo de recate con perros».

 

Y es que cuando se trata de salvar vidas hay que aunar todas las fuerzas. Ya sea por cielo, mar o tierra, los drones son una herramienta que se ha vuelto fundamental en situaciones de emergencia a las que el ser humano no es capaz de llegar. Las instituciones ya comienzan a darse cuenta.

 

Fuente: ABCdesevilla

Deja un comentario

Llámanos